Una molécula que se utiliza en el tratamiento del cáncer podría mejorar los casos más graves de aterosclerosis

Herminia González y Ángela Vinué han coordinado este trabajo
INCLIVA | jueves, 22 de noviembre de 2018

Investigadores del CIBERDEM en el INCLIVA, de los grupos liderados por Deborah Burks y por José Tomás Real (anteriormente IP Juan F. Ascaso), han demostrado recientemente que la molécula PD0332991 aumenta el número de células T, protectoras de la placa de colesterol, haciéndola más resistente a las roturas. El trabajo ha sido desarrollado por Herminia González, investigadora del grupo de la Dra. Burks en el Laboratorio de Enfermedades metabólicas del INCLIVA.

La Dra. González explica que la aterosclerosis ocurre cuando se acumula colesterol y células inflamatorias en las paredes de las arterias. Estos depósitos que se denominan placas, con el tiempo, pueden estrechar u obstruir las arterias y romperse. En los pacientes con aterosclerosis grave, existe un grupo en el que el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular es muy alto. Estos pacientes son aquellos que ya han tenido un episodio previo de infarto miocárdico o de ictus o aquellos que tienen la placa de colesterol vulnerable, lo que facilitan los mencionados episodios agudos. Además, este grupo de pacientes se caracteriza por tener alterado el nivel de los linfocitos T, células que son parte del sistema inmunitario y que ayudan entre otros a proteger el cuerpo de las infecciones y otras enfermedades.

En el estudio, primero se confirmó que existe una asociación entre una baja expresión del gen CDKN2A/2B/2BAS y una baja cantidad de los linfocitos T reguladores protectores en los pacientes con enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2. Posteriormente, en el laboratorio se analizó el potencial terapéutico de los genes CDKN2A/2B/2BAS utilizando la molécula PD0332991. Los resultados mostraron que el tratamiento con esta molécula PD0332991 aumenta la cantidad de estas células T protectoras, y disminuye la enfermedad cardiovascular y la vulnerabilidad a rotura de la placa en modelos animales. Actualmente, esta molécula se utiliza en el tratamiento del cáncer de mama.

Los autores consideran que vías terapéuticas basadas en la activación de estos genes podrían ser un posible tratamiento para aquellos pacientes con alto riesgo de sufrir un episodio cardiovascular. Para ello será necesario realizar más estudios, no solo en el laboratorio, sino también con pacientes.

El problema del colesterol o Hipercolesterolemia

En España, a pesar de ser el país europeo con las cifras más bajas de mortalidad cardiovascular, el 31% de las muertes son debidas a las enfermedades cardiovasculares, de las cuales el 24,6% en hombres y 22,5% en mujeres son atribuibles a la Hipercolesterolemia. Sin embargo, debido a que los pacientes no pueden sentirlo físicamente, a menudo la repercusión para la salud de los altos niveles de colesterol pasa desapercibida hasta que es demasiado tarde. La Sociedad Española de Cardiología calcula que más del 50 por ciento de la población adulta tiene niveles de colesterol superiores a los recomendados (200mg/dl) y de ellos solo el 35 % de los enfermos tiene un tratamiento adecuado y el 17 % están controlados. 

Por todo ello, la Sociedad Española de Cardiología y la Fundación Española del Corazón la hipercolesterolemia debería ser una prioridad en los planes de salud a nivel nacional y autonómico.

El estudio se ha realizado en INCLIVA por los Grupos de Investigación de Inflamación y el Grupo de Investigación sobre Riesgo Cardiometabólico, con la colaboración del Grupo de Neuroendocrinología Molecular del CIPF

Artículo de referencia

Changes in CDKN2A/2B expression associate with T-cell phenotype modulation in atherosclerosis and type 2 diabetes mellitus. Ángela Vinué, Sergio Martínez-Hervás, Andrea Herrero-Cervera, Verónica Sánchez-García, Irene Andrés-Blasco, Laura Piqueras, María Jesús Sanz, José Tomás Real, Juan F. Ascaso, Deborah Jane Burks, Herminia González-Navarro DOI: https://doi.org/10.1016/j.trsl.2018.08.003